Frases Wicca

‎"Justamente como la llama de una vela o la visión de la luna llena, la Bruja es prueba de lo obscuro y a prueba de ello". -Tony “Brian Dragon” Spurlock

18 de marzo de 2012

Horóscopo Celta

Se conoce, generalmente, que los sacerdotes druidas pertenecientes a los celtas, cumplían funciones más allá de la religión. Los druidas constituían una clase social autosuficiente y, con esto, eran considerados representantes de una clase de tipo intelectual de la sociedad en la que vivían. Además se repartían entre ellos funciones religiosas, pero no de forma exclusiva. Eran entre otras cosas: astrónomos, médicos, filósofos y magos.

Ellos le asignaron a cada luna y a cada árbol una propiedad mágica. Cada una de las etapas correspondiente a la fase Luna-Árbol tomaba una condición y se veía amparado bajo el manto protector del dios que lo protegía. El bosque y los árboles guardaban tanta importancia para ellos, que cada uno estaba marcado con una inicial del alfabeto druida, que justamente coincidía con las iniciales de sus árboles protectores.
Los celtas se destacaron siempre por asociar a cada árbol una época del año, en base a lo cual confeccionaron su horóscopo propio para que los guiara durante todo el año.

Los árboles y los bosques fueron símbolos de vida y protección en la astrología celta y a su alrededor fue desarrollada su cultura. En su tiempo, los druidas, inspirados en la magia estacional de los bosques, desarrollaron un horóscopo protector, que como la mayor parte de las culturas de su tiempo se encontraba inexorablemente ligado a las fases de la luna.

Los bosques así, representaban catedrales para los druidas, y en ellos se llevaban a cabo sus fiestas, rituales y ceremonias, el poder de los dioses se encontraba místicamente en cada uno de los árboles del bosque, cada árbol era consagrado a un Dios o simbolizaba una virtud.

Se asignó un nombre y una propiedad a cada luna, asimismo, un árbol ha sido asignado a cada luna de acuerdo con sus propiedades mágicas. Cada una de las fases luna – árbol tomaba un género y se encontraba bajo la protección del dios que le amparaba. Era tal la importancia del bosque y de los árboles que albergaba, que cada uno de los caracteres del alfabeto druida se corresponde con las iniciales de sus árboles protectores.
Los celtas asociaron cada árbol con una época del año y usaron un horóscopo compuesto de 21 árboles.

Dos árboles para los equinoccios:
Olivo para el equinoccio de otoño- (23 de septiembre)
Roble para el equinoccio de primavera- (21 de marzo)

Dos árboles para los solsticios:
Abedul para el solsticio de verano- (24 de junio)
Haya para el solsticio de invierno- (22 de diciembre)

Los 17 árboles restantes, Abeto, Álamo, Arce, Avellano, Carpe, Castaño, Cedro, Ciprés, Fresno, Higuera, Manzano, Nogal, Olmo, Pino, Sauce, Serbal y Tilo, distribuidos en periodos equidistantes y opuestos.

La excepción es el Álamo, que cubría tres periodos.
Fuentes: Astrología Horóscopo  y Mi Sabueso 

Mas información:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...